Al igual que en otras especialidades relacionadas con la Medicina, en la Odontología, el uso de las nuevas tecnologías contribuye a aumentar considerablemente las posibilidades de éxito de un tratamiento.

Uno de los avances que mayores beneficios ha traído a la práctica dental es el escaneado digital mediante TAC. Y es que este aparato juega un papel fundamental a la hora de realizar un diagnóstico preciso y una buena planificación del tratamiento dental con las máximas garantías.

De esta manera, se consiguen resultados más rápidos, predecibles y eficaces que sin la utilización del 3D dental, garantizando un tratamiento adecuado.

Un TAC dental es un aparato que utiliza rayos X para obtener imágenes en tres dimensiones de los dientes y los huesos maxilares -superiores e inferiores- del paciente.

Dado que algunas personas pueden confundir el TAC con una radiografía panorámica tradicional, en este punto conviene recordar que el primero realiza imágenes en tres dimensiones, mientras que la radiografía convencional no.

En nuestro Centro Dental, vamos un paso más allá, nosotros tenemos un CBCT, son las siglas de Cone Beam Computed Tomography, que traducido al español se entendería como Tomografía Computarizada de Haz Cónico. Se trata de un tipo especial de rayos X que mediante una sola exploración produce imágenes en 3D de los dientes, los tejidos blandos, los huesos y los nervios.

Aunque también se puedan conseguir resultados parecidos a un TAC, existen varias diferencias entre los dos exámenes radiológicos. Las analizamos a continuación.

Diferencias entre CBCT y TAC dental

La gran diferencia, y seguramente la más importante, es la dosis de radiación que se recibe en una prueba y en otra. Con el CBCT es mucho menor que con el TAC. No se trata de un tema banal, ya que la radiación puede afectar a nuestra salud.

Relacionado con el anterior punto, también influye el tiempo de exposición a los rayos X, siendo menos de un minuto. De hecho, es la relación calidad de la imagen – tiempo y dosis de exposición, la que hace mejor opción al CBCT. Nosotros optamos por un CBCT frente al TAC porque nos importa la salud del paciente, de esta manera obtendremos unos resultados predecibles a largo plazo garantizando al máximo nuestros tratamientos bucodentales, siempre con la mínima radiación posible.

¿Para qué sirve este aparato?

Sirve para realizar un completo estudio radiológico de la boca del paciente, ya que permite obtener imágenes de sus estructuras dentales y óseas.

Un escáner con CBCT se suele usar para tratar distintas situaciones que nos encontramos en el tratamiento bucodental, por ejemplo en:

  • Colocación de implantes: Permite estudiar la estructura ósea para determinar la posición exacta en la que se va a colocar el implante; estudiando la calidad y cantidad de hueso que hay en la zona.

  • Regeneración de hueso: sirve para comprobar la dimensión ósea del paciente y determinar si éste cuenta con suficiente hueso para llevar a cabo la intervención o si es necesario planificar, además, alguna técnica de regeneración de hueso.

  • Muelas del juicio: sirve para comprobar su relación con el nervio dental inferior y calcular el mejor abordaje posible para la extracción y que el postoperatorio del paciente sea lo mejor posible.

  • Caninos incluidos: En este caso, el aparato se utiliza cuando se va a realizar un tratamiento de ortodoncia, ya sea con brackets o con los alineadores Invisalign, y existe un canino incluido. De esta manera, se planifica que dicho diente baje a la posición correcta

  • Otras indicaciones:

    • Diagnóstico de trastorno de la articulación temporomandibular (ATM).

    • Localización del origen del dolor o patologías bucodentales.

    • Determinación de la estructura de huesos y de la orientación de los dientes.

    • Detección, medición y tratamiento de tumores de la mandíbula y del maxilar.

    • Cirugía reconstructiva.

¿Dónde me puedo hacer esta prueba?

Si bien es cierto, que la mayoría de clínicas dentales no cuentan con esta tecnología, en Centro Dental Nordés disponemos de ella. De esta forma evitamos desplazamientos innecesarios para el paciente.

El hecho de contar con un escáner dental propio aporta numerosas ventajas al paciente:

  • Obtiene un diagnóstico más preciso: permite a los odontólogos conocer en detalle el estado inicial de los dientes y los huesos maxilares de los pacientes.

  • Aporta mayor comodidad y evita desplazamientos: la prueba solamente dura unos segundos y el paciente no tiene que desplazarse otro día a otro centro. De esta manera, conoce los resultados al instante, ya que el doctor los puede interpretar en la misma consulta.

  • Consigue resultados más predecibles: al haberse realizado un estudio previo se conoce exactamente cuál es el punto de partida del paciente y es más fácil calcular su evolución.

¿Cómo se hace el escáner?

La prueba es llevada a cabo por parte de personal cualificado para ello y el procedimiento es muy similar al que se realiza en las radiografías panorámicas.

Por tanto, te colocarán un chaleco de plomo para protegerte de la radiación y te dirán cuál es la posición exacta en la que te tienes que colocar para que el aparato saque las imágenes adecuadas de tu boca. Esto dura tan solo unos segundos.

En este punto, conviene recordar que las mujeres embarazadas no deben someterse a esta prueba, aunque ésta sea en una dosis muy baja.

Es una prueba muy sencilla que tarda muy poco tiempo en hacerse, siguiendo nuestro lema seguiremos creando sonrisas con la tecnología más avanzada.